14 escuelas de Queilen recibieron libros inspirados en Chiloé

La colección “Cuentos de las islas de Chiloé” fue encargada por la Fundación junto a la gestora Claudia Caviedes, a 10 escritores e ilustradores locales, quienes trabajaron en torno a las temáticas de bosques y navegación, pueblos originarios, mar, música e integración y costumbres de Chiloé.



Más de 3.400 libros acerca de la naturaleza, la música y las costumbres chilotas serán entregados a las 263 escuelas de la Isla Grande, incluidas las 14 escuelas urbanas y rurales que tiene Queilen, en el marco de una iniciativa impulsada por Fundación Ibáñez Atkinson.


La organización -que desde 2013 promueve la lectura, la música y la educación medioambiental a lo largo del país- convocó a 5 escritores y 5 ilustradores de la zona para escribir la colección “Cuentos de las islas de Chiloé”, enfocada en lectores infantiles y que busca contribuir a preservar el patrimonio cultural de la región.

“El patrimonio cultural nos da sentido de pertenencia, nos une entre generaciones, fortalece nuestros vínculos con otros y con el territorio. Esta colección nos invita a volver a mirar y conservar estos valores y qué mejor que hacerlo desde la lectura. Estamos convencidos del maravilloso impacto que un libro puede tener en las personas y especialmente en los niños. Por eso los invitamos a todos a disfrutar de esta colección creada por artistas y escritores de esta maravillosa isla”, señaló Daniela del Valle, gerente general de Fundación Ibáñez Atkinson, en el marco del lanzamiento de la colección realizado esta mañana en la Biblioteca de Castro.

“Cuentos de las islas de Chiloé” comenzó a delinearse en 2018 luego de que el proyecto fuera presentado a la Fundación por la diseñadora, directora de arte y gestora, Claudia Caviedes. “Esta colección de cuentos es un sueño cumplido y quiero agradecer a todas las personas que creyeron en esta iniciativa y aportaron con su experiencia, tiempo y conocimiento. Los grandes trabajos se logran con grandes equipos y cuando hay voluntad y cariño por lo que se hace, solo pueden lograrse grandes cosas”, señaló Claudia.

Para poner en marcha la iniciativa, se encargó a los escritores crear historias inspiradas en las temáticas de bosques y navegación, pueblos originarios, mar, música e integración y costumbres de Chiloé. Así, se dio vida a: “Aguas adentro”, escrito por Marcela Zabaleta e ilustrado por Rafael Nangarí, un libro donde los bosques juegan un rol clave en la navegación por los canales y mares de la isla; “Anokka y la estrella azul”, cuento creado por Maribel Lacave e ilustrado por Mauricio Álvarez, que invita a reencontrarse con las herencias ancestrales de los pueblos originarios; “Azulinos”, de Sonia Caicheo con ilustraciones de Rodrigo León, un relato donde escurridizos peces invitan a revalorar el patrimonio natural del mar; “Arcoiris de lluvia”, escrito por Claudia Navarro con las ilustraciones de Marcia Miranda, cuento que invita a vivir la integración y el respeto desde el encuentro con la música y la cultura; y “La minga de Teuquelín”, escrito por Olga Cárdenas e ilustrado por Ramón Contreras (Kenacano), un cuento donde ciudadanos y naturaleza se une en torno a una de las tradiciones más queridas de Chiloé.

Sobre Fundación Ibáñez Atkinson

Creada en 2013 por la familia Ibáñez Atkinson, la Fundación genera oportunidades de desarrollo a través de la música, la lectura y la educación y conservación medioambiental. Así, cuenta con iniciativas en estas tres áreas, que llegan a niños, jóvenes y adultos de todo el país y que solo en el ámbito educativo han impactado a más de 288 mil niños. En la región de Los Lagos, Fundación Ibáñez Atkinson trabaja colaborativamente con Fundación Teatro del Lago para la implementación del programa de fomento coral Puedes Cantar; entrega capacitaciones en metodologías musicales a profesores de esta disciplina; y organiza el concurso nacional de lectura a viva voz, El Placer de Oír Leer cuya fase de postulación se encuentra actualmente en curso.